CRÓNICA DE LA JORNADA DE TEAdir EUSKADI del 4 de abril de 2017.

CRÓNICA DE LA JORNADA DE TEAdir EUSKADI del 4 de abril de 2017.
Vamos a concluir la sesión de hoy, dando nuevamente las gracias a quienes la han hecho posible en su organización y a las personas que acudiendo a esta cita la habéis hecho posible en su ejecución. Este interés y estas reflexiones, nos animan en TEAdir Euskadi a seguir organizando espacios de encuentro y de sensibilización sobre los TEAs.

Lo cierto es que en estos días hemos leído y escuchado mucho sobre autismo. Y nos congratulamos de ello. Es importante que en la sociedad se vaya generando conciencia sobre la particular posición de nuestros chicos y chicas en el mundo, más allá de prejuicios y estereotipos. Una particular posición que quienes han tomado la palabra hoy nos han ayudado a entender mejor.

Pero es también cierto que el afán periodístico por la noticia cae en ocasiones en la falta de rigor y en la simplificación del mensaje.

Y lo que hoy hemos podido constatar es precisamente que no nos hallamos ante algo “simple”: que cada chico o cada chica con TEA es diferente, que las soluciones mágicas, universales y procedimentadas no existen, que no hay pautas cerradas a aplicar que nos garanticen el mejor resultado.

Pero eso no significa que no tengamos una posición que mantener y que defender para “descongelar los helados muros”, para socorrer a quien está en esa inmensa angustia, para invitarle a decir sí.

Hay palabras y actitudes (ingredientes) a incorporar a nuestra vida que nos pueden ayudar y que Vilma, Beatriz, Astrid, Ana y quienes habéis intervenido nos habéis mostrado:

Una nueva manera de mirar. El autismo requiere que miremos con ojos nuevos y abiertos a nuestros chicos y chicas y también a la propia sociedad.
Aprender de las personas autistas, porque son nuestros maestros y maestras, son quienes nos enseñan. Mantener ante ellos una actitud “atenta-distraída” de “no saber sabiendo”
Confianza. Entre el profesor o profesora y los padres y madres. Es importante que nos escuchemos mutuamente y que establezcamos unas bases de confianza en nuestra relación. Estamos para colaborar. Estamos para “encontrarnos” (evocando el título de la jornada de hoy).
También la confianza de la que ha hablado Beatriz: crear ese clima que genere la confianza de nuestros chicos y chicas en las personas adultas de la escuela.
Y confianza en términos de CREER. Confiar (creer) en nosotros mismos: creer en que como madres y padres, como docentes, como PTs, como terapeutas… podemos hacerlo posible.
Entender la escuela en su totalidad. A menudo, centrarnos exclusivamente en las notas y en lo académico nos enreda y nos hace perder la oportunidad de los otros espacios. Entender la escuela en su totalidad es prestar también atención a esos otros lugares de convivencia que son fundamentales para las relaciones: los recreos, las extraescolares, los comedores…
Creatividad. Las “reglas del juego” de nuestro entorno no nos sirven y nos sirven aún menos si, como sabemos y hoy se nos ha mostrado, el autista es “insumiso a la identificación común”. Obstinarnos en esas “reglas del juego” nos impide prestar atención a las puertas que nuestros hijos e hijas nos abren, a aquellos intereses en los que engancharles y desde los que ayudarles a construirse. Acompañar es una palabra clave y hacerlo con creatividad nos permite prestar atención a la “Tarjeta de visita” con la que el niño o niña se presenta.
Flexibilidad. Aferrarnos a nuestra autoridad como personas adultas (padres, madres, docentes…) nos impide llegar bien a estos chicos y chicas. No exageremos nuestra presencia, que les abruma, les invade y les angustia. Y liberémonos de tener que estar excusándonos constantemente por su presunta “mala educación”.
No estamos ante alguien rebelde que requiera disciplina. Estamos ante una persona que no puede atender a nuestra demanda y que necesita de nuestra flexibilidad. Desde nuestra flexibilidad podrá también nacer la suya.
Y flexibilicemos también los tiempos, las reglas, los procedimientos… del aula, adaptémonos a los chicos y chicas con TEA (y no al revés).
Empatía. A veces, desde la ignorancia, atribuimos a las personas con TEA falta de empatía. Pero ¿acaso en alguna ocasión nos preguntamos la que se les debe? Entender sus angustias (ponernos en ellas) nos permitirá situarnos mejor y ayudarles también mejor. Nos permitirá crear ese vínculo tan necesario.
Apuesta. Apostar por las personas que son. Ello no significa renunciar a su crecimiento ni a suavizar sus dificultades. Significa ayudarles a crecer desde quienes son. Como hoy se ha dicho en la mesa, “les encontramos cuando dejamos de buscarles”. Es entonces cunado se nos muestran cómo son, cuando se nos muestra quiénes son.
Convivencia versus inclusión. Es necesario crear un espacio colectivo común respetando las singularidades.
Las aulas pueden convertirse en lugares magníficos para las personas con TEA, espacios en los que sean reconocidas, respetadas, ayudadas… Y a los que también ellas pueden aportar, bien porque se recojan y prestigien sus intereses y particularidades o simplemente porque con su presencia muestren a otros adultos del mañana el valor del respeto a las personas, a la diversidad de nuestra sociedad y a la dignidad del sujeto.
Evaluaciones alternativas. Debemos construir nuevos modos de evaluación (escolar pero también laboral) que sean singulares, de modo que nos permitan reconocer y valorar los saberes y capacidades de todas las personas por encima de determinadas dificultades.

Seguro que hay más cuestiones importantes. Seguro que cada cual nos llevamos hoy un aprendizaje propio, el que más haya llamado a nuestra puerta.
Solo por eso, merecerá la pena que volvamos a reunirnos el año que viene.

En Bilbao a 4 de abril de 2017.

Cuando el autismo entra en las aulas: la importancia del encuentro.

A3 doku UPV

Cuando el autismo entra en las aulas:

la importancia del encuentro

4 de Abril de 2017

18:00 horas

Bizkaia Aretoa

 

En un día tan señalado como es el día Internacional de Concienciación sobre el Autismo nos gustaría invitaros a participar junto a nosotros en un encuentro de reflexión y debate sobre el autismo y la escuela.

El periodo escolar es una etapa que genera mucha angustia en las familias y que en ocasiones puede ser origen de desencuentros. Pero no sólo afecta a las familias, sino a los y las profesionales de la educación que se encuentran en la necesidad de atender en su clase a un alumno o alumna con TEA sin tener, a menudo, la información o los recursos necesarios. Así, a partir del visionado de un vídeo-documental sobre el paso de un niño con TEA por un centro escolar asistiremos a una mesa de debate en torno al tema de la enseñanza y la escolarización, en la que participarán profesionales relacionados, desde distintos ámbitos, con el mundo de la educación.

Esta mesa de debate estará compuesta por:

Vilma Coccoz, Psicoanalista con dilatada trayectoria en el trato con sujetos autistas, AME (analista miembro de la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis del Campo Freudiano), miembro de la AMP Asociación Mundial de Psicoanálisis, docente del ICF (Instituto del Campo Freudiano). Colaboradora en diversas publicaciones

Beatriz Tomey, Maestra-Consultora de Infantil y Primaria en la Ikastola Altzaga de Erandio. Coordinadora del Grupo de Investigación de Prácticas Educativas del Instituto del Campo Freudiano en Bilbao.

Astrid Ulnos, Profesora de Pedagogía Terapéutica.

Ana Goiricelaya, presidenta de Teadir Euskadi.

Entre todas debatiremos sobre el momento del encuentro entre ese alumnado con necesidades especiales y el entorno escolar y muy especialmente con su profesor o profesora.

Sigue leyendo

Exposición El mundo en singular Erakusketa

CARTEL BILBAO

Exposición “El mundo en singular”

Una exposición organizada por TEAdir-Euskadi y TEAdir-Aragón
BIZKAIA ARETOA. Sala Etxepare
Del 18 al 31 de mayo// lunes a viernes 08:00 a 20:00h.

La Asociación TEAdir-Aragón y TEAdir-Euskadi presentan esta exposición dentro del programa Artistas Autistas.

El mundo en singular muestra el trabajo de jóvenes de nacionalidad española, francesa e italiana, con diagnóstico de TEA (Trastorno del Espectro Autista). El dibujo, la pintura o la fotografía son para estas personas medios de expresión de gran valor, no sólo por la calidad y las aptitudes que revelan, sino porque en su caso resultan mucho más accesibles que el lenguaje oral, utilizado por la mayoría como instrumento principal de comunicación. Con gran pasión y espontaneidad iluminan imágenes al margen de las coordenadas académicas, de las modas, de la crítica o de su potencial valor económico. Son creaciones que se sitúan en la órbita del Art Brut concebido por Jean Dubuffet.

La exposición descubre el talento de estas personas y pone el acento en sus capacidades en contraposición a sus limitaciones, aquellas que suelen citarse equivocadamente cuando se habla de autismo: su aislamiento del mundo o su supuesta incapacidad para expresarse y comunicarse. La exposición cuestiona la veracidad de esas generalidades. ¿Podría decirse de ellas que viven encerradas en sí mismas, sin interés por socializarse? Además de apelar a la eliminación en nuestro lenguaje de etiquetas que limitan y estigmatizan, la exposición es por encima de todo una reivindicación del arte como lenguaje universal y como un magnífico instrumento para abrir puertas y generar nuevos escenarios.

Así, otras personas con capacidad creadora, alumnado y profesorado de la Escuela de Arte de Zaragoza y del Liceo artístico Michelangelo Guggenheim de Venecia, en su mayor parte, aceptaron la invitación de formar parte de esta muestra tomando como punto de partida las obras de nuestros jóvenes protagonistas. Compartiendo un mismo lenguaje y una misma inquietud han sumado su talento y su particular visión al proyecto expositivo con obras de escultura, ilustración y danza. Gracias a su participación, la exposición se ha convertido en un espacio de encuentro y de reflexión alrededor del arte y del proceso creativo, apoyando con ello la consecución de una sociedad verdaderamente integradora.

Una muestra de obras libres de prejuicios y de etiquetas: miremos el mundo en singular.

FORO SOBRE AUTISMO. Barcelona, 11 de Diciembre de 2015

Afiche Foro Autismo_pequeño

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿INSUMISOS DE LA EDUCACIÓN?

FORO SOBRE AUTISMO
Escuela lacaniana de psicoanálisis

PRESENTACIÓN

El autismo es resistente a la educación.
Incorporar las primeras palabras, aceptar los hábitos básicos, regular los impulsos en el cuerpo o incorporarse en el vínculo social; para todo ello es imprescindible creer en la palabra del otro. Sin la educación, no es posible establecer las bases de la regulación mínima que todo sujeto necesita para vivir. Sin embargo, el llamado autista demuestra en acto que la educación, si pretende regularlo todo, se vuelve imposible.
Consentir a ser educado
Lo que se espera de la educación cambia en cada momento histórico pero se mantiene en una constante: ser educado implica siempre consentir a la educación. Ahí se encuentra el autista: contrario a aceptar de entrada otras condiciones que no sean las propias; seguro en su propio modo de aprender, en el cuándo, cómo y con quién. Pero, sobre todo, reacio a la demanda que el educador hace pasar en silencio: “¡Quiéreme!”
El ámbito educativo está en crisis
Las escuelas intentan desprenderse de los currículums demasiado rígidos, la disminución de recursos aumenta la exigencia sobre los docentes, la inclusión educativa hace aparecer fenómenos diversos de exclusión en el interior mismo de los centros educativos y la angustia de los profesionales se vuelve correlativa a su falta de formación. Frente a todo esto, las familias de niños con autismo se ven desorientados ante la pregunta: “¿Qué escuela para nuestro hijo?”
Se alerta ya del sobrediagnóstico de TEA
Parece no existir demasiado desacuerdo en los criterios mínimos para el diagnóstico de un autismo. Sin embargo, el uso del llamado TEA fuerza la inclusión de todos aquellos casos que presentan algún tipo de trastorno del lenguaje. Como lo fue el TDHA hace algunos años, el TEA se ha convertido en el nuevo nombre de los desarreglos que pueden encontrarse en la infancia.
La alianza entre la industria farmacéutica y las burocracias sanitarias permiten pensar que, en breve, será en el Trastorno bipolar donde caerán los casos de niños sin diagnóstico asignado. Las escuelas ven aumentar en sus aulas niños diagnosticados de TEA y de TDHA, e incluso de ambas cosas. La pregunta de maestros y profesores es ciertamente pertinente: “¿A qué se debe este alarmante aumento del diagnóstico?”
Medicación o expulsión
Pero es claramente en el tratamiento del autismo donde no existe un consenso profesional. Los métodos reeducativos se han vuelto lo suficientemente ambiguos como para que los profesionales que los aplican sostengan que se tienen en cuenta las particularidades de cada sujeto. El ámbito educativo es hoy para el Cognitivismo el terreno fecundo donde podría “corregirse el autismo”.
La psicología moderna ha entrado en la escuela para quedarse. Y es también ahí donde encontramos sujetos que responden con agresividad, que se les exige estar medicados como condición para su continuidad en el centro; o que se instalan en un inquietante hiperconformismo con el fin de ser invisible para los demás, pero también para ellos mismos.
Instituciones para la edad adulta
La atención del autismo en la adolescencia y en la edad adulta no prescinde del ideal normalizador con el que se aplica la reeducación. Al contrario, la resistencia del sujeto adulto a la educación acostumbra a tratarse con más educación. Y si la respuesta del sujeto es la agresividad, la conclusión de los profesionales se vuelve en ocasiones unánime: “Ha tenido una crisis porque es un caso grave”. Los psicoanalistas encontramos en la posición autista que se prolonga en la vida adulta la ocasión para elevar a la categoría de invención todo aquello que el sujeto encontró para sostenerse en el vida. Conviene entonces ser muy educado para acompañar al sujeto autista.
Nuestras preguntas
¿Qué se espera de la educación, hoy? ¿A qué dice no un sujeto cuando se opone al adulto? ¿Cuáles son las consecuencias de relegar el tratamiento del autismo a la escuela? ¿Qué propone el psicoanálisis para el trabajo con el autismo en el ámbito educativo y en las instituciones que acogen a sujetos adultos? ¿Qué instituciones nuevas, para jóvenes y adultos, conviene crear? Y, ¿De qué modo autismo y educación son posibles juntos? ¿O es que los llamados autistas son insumisos de la educación?
Un foro sobre autismo y educación
La Escuela lacaniana de psicoanálisis reunió en Barcelona, en 2010, a un gran número de personas para promover en lo social un debate en torno a la cuestión del autismo. Convocamos a los profesionales concernidos por el tema, a familiares afectados por estas cuestiones, a políticos sensibles a la problemática actual y a todos aquellos que estén interesados, a participar de este foro abierto a la ciudad. Será el 11 de diciembre de 2015, en el Auditori Axa de Barcelona.